Un grupo de estudiantes del MIT asesoró a empresas argentinas de tecnología